Cuando la cuarentena ya era una realidad, vi cantidad de mansajes que este tiempo sería el momento ideal para conectar con la familia. ¿Ha sido así para ti?

No te negaré que las primeras semanas eran de gritos, quejas y cansancio. ¡Conexión cero!

Para mí, este tiempo se convirtió en desaprender para aprender y ver realmente quienes somos de manera individual. Es sorprendente de lo que somos capaces.

Un día me levanté y le dije a mis hijos: hoy ustedes friegan. Ya te imaginarás las protestas. Al final lo hicieron y de qué manera. Para mi sorpresa demasiando bien. Y eran muchos trastes. Así que, viendo esto entendí, que en este tiempo la supervivencia dependía de todos.

Cuando hace un mes mi hija recibió puntos porque se cayó en casa, supe que, en este mundo no tenemos garantía. Nuestra protección es frágil y vulnerable.

Nuestra vida fue condicionada y ahora nuestra lista de ‘’cosas por hacer’’ cambió.

¿Te pasa igual que a mí? ¿Qué has sacado de esta cuarentena?

Hasta la próxima reflexión,

Ka

P.D.: ¿Cómo va tu nuevo normal?

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Cada lunes la comunidad recibe una reflexión. ¿Te gustaría recibirla también? Inscríbete al newsletter.