Mi esposo y yo nos adueñamos de esta frase haciendo un ligero cambio: ‘’Te quiero hasta el infinito y más allá’’.

Toy Story es una de mis películas favoritas. Es fascinante como esta historia real es transportada a muñequitos y despertar emociones de felicidad, tristeza y nostalgia. Cada vez que nos toca organizar y regalar juguetes que ya los niños no usan, siento que estoy dentro de la película.

No voy a hablar de ‘’nuestra frase’’. Te contaré lo que Woody me recordó.

En esta última historia confirme que vivimos por ciclos. En cada ciclo tenemos un tiempo determinado para aprender, crecer y cambiar. El ‘’infinito y más allá’’ es un símbolo que representa cada ciclo cerrado, pero no olvidado. Siempre será parte de quienes somos y son la llave para abrir nuevos ciclos.

Hace 3 años mi hijo cambio de colegio. Donde estaba era solo un preescolar y ya pasaba a primaria. Sin embargo, a la pequeña aún no le tocaba cambio. Sacarla de ahí y tenerlos a los dos juntos en un mismo lugar, sin duda, era más conveniente en todos los aspectos.

Lo cierto es que, aun teniendo todos los puntos a favor, fue una decisión difícil. Había un apego emocional. En unos momentos de tristeza familiar, ellos estuvieron brindado todo su apoyo. Entendía que no estaba lista para dejarlos.

Finalmente, la decisión fue tomada: salieron los dos. Pase varios con una nostalgia enorme. El ciclo había sido cerrado, pero fue la mejor decisión. No están cerca físicamente, pero si en mi corazón. En mi ‘’infinito y más allá’’.

¿Estas cerrando ciclos? ¿Estas abriendo otros nuevos?

📝📝📝

¿Te gusto éste post? Este también te gustará:

5 frases positivas para iniciar tus mañanas.