Los visitadores a médicos llegan al consultorio por un motivo y con un propósito. En corto tiempo, entran, cumplen su cometido y se van.

Así mismo pasan y pasarán personas por tu vida. No importa el tiempo que estén, siempre tendrán algo valioso que darte.

Sin que se den cuenta, esas personas nos dejan una lección. En algún momento importante de nuestras vidas necesitábamos de ellas. Aparecen en el momento adecuado.

Las personas no llegan por que sí. Llegan porque tenían que llegar. Unas permanecen otras se van.

¿No crees?

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.