Según la mitología griega, Zeus (el rey de los dioses y de los hombres, el dios del cielo y el rayo, el papá de Hércules… ¿Todavía? Búscalo en Google), un día cualquiera de manera orgánica estaba hablando con un cangrejo. Este le explicaba el porqué de su inmortalidad.

–           Mira, tu sabe que nosotros caminamos de lado.

–           Anja.

–           Bueno, eso esta fríamente calculado. Así engañamos al tiempo. El pasa, pero no sobre nosotros y por eso no envejecemos. (inserte aquí stickres del perro que hace los chistes malos).

–           ¡Wao! Ustedes son lo máximo.

En la vida real no son inmortales nada. Sí tienen un exoesqueleto o ‘’armadura’’ que los protege de casi totalmente de muchos riesgos. Así como Iron Man. Pero eso no es lo más chulo. Su armadura es adaptable a su físico. Como debería de ser, ¿cierto? Atiende, que ahora es que te voy a decir la parte chula: cuando el cangrejo comienza a crecer demasiado y la armadura le va quedando pequeña, la abandona y él se genera otra que se adapte a su físico. ¡Impresionante!

Ahí se esconde su inmortalidad: su crecimiento no se basa en superar a los demás, sino en superarse a sí mismo.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

¿Eres una mujer emprendedora? ¿O conoces tú a una mujer emprendedora? Esto te puede interesar: Mújer, prepárate para emprender 2020.