Cuando nuevos deseos nazcan en ti, haz caso. Te enfrentarás a nuevos desafíos, pero ¡lo que está para ti, está para ti! Sigue, al obedecer, tus sueños serán bendecidos y obtendrás la recompensa.

Si no escuchas, no prestas atención y no te dejas guiar, es porque no estás dispuesto a salir de tu zona de seguridad. El deseo y el impulso que crece en ti para realizar cosas nuevas es bloqueado por tu mente, por tus tradiciones, por malas enseñanzas. Entonces, no te dejas guiar y no haces nada.

A veces lo que sientes parece que no tiene sentido y crees que no va a funcionar. Cuando te nazca ese deseo por alcanzar cosas nuevas ¡no lo evites! Cuida tus pensamientos porque ellos controlan tu vida. Te conviertes en lo que piensas. Presta atención también a lo que haces, no sólo lo que dices.

La obediencia es el camino a la excelencia. Cuando sientas ganas de mejorar, de llegar a nuevas metas o realizar algo diferente para alcanzar mejores resultados, ¡atrévete! no lo resistas, no apagues esa voz interior que te impulsa a hacer algo diferente, porque luego de la obediencia vendrá una gran bendición.

Hoy declara todo lo bueno que recibirás, esta atento a las instrucciones que recibirás, comprométete a seguir y cumplir los planes maravillosos que tiene la vida para ti. Podrás lograr tus sueños y tus metas sólo si crees que puedes lograrlo.

Vive el día hoy porque mañana no es seguro. Aprovecha el momento.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.