Que hacer para hablar en público sin nervios: storytelling.

En diciembre del 2019, fui invitada al colegio donde estudié a conversar con los chicos de secundaria sobre el Storytelling. ¿Dime si no es esta la audiencia más difícil de mantener interesada en lo que dices?

Para romper el hielo y los nervios, les conté que yo era una exalumna y hasta les confesé cuáles eran mis profesoras favoritas. Se formó una linda dinámica donde ellos también identificaron a sus maestras preferidas.

Introduje el tema contándoles cómo me sentía cuando la profesora asignaba un trabajo de investigación escrito y también tenía que presentarlo. ¿Por qué exponerlo? ¿No basta solo con entregarlo por escrito? Con esta introducción, ya estaba en la zona de empatía. Compartimos el mismo sentimiento a la hora de exponer frente a un público: vergüenza, nervios y miedo a que se nos quedara la mente en blanco.

Cuando te toque hablar en público, inicia tu presentación contando una anécdota o una experiencia que hayas vivido. Si lo puedes conectar con el tema, genial. Aunque no es obligatorio. Una historia creará esa conexión que necesitas tener con tu audiencia. Y por supuesto, te disminuirá los nervios.

¿Por qué el Storytelling?

Tu principal objetivo es que las personas se interesen de lo que estás hablando. Quieres que tengan toda tu atención y no se pierdan ninguna información. Y eso lo consigues usando la técnica del Storytelling.

Las historias, ¿son reales o ficticias?

¡Reales! No trata de contar cuentos o hacer chistes. Al inicio te expresé una experiencia personal verdadera.

Mira como Steve Jobs lo hizo en el discurso de la graduación de la universidad de Stanford en el 2005:

El storytelling es:

✍🏻Sentido común y se basa en una tradición que viene desde la Antigüedad.

✍🏻Conecta con la audiencia.

✍🏻Genera confianza.

✍🏻Sale del corazón.

✍🏻Es natural.

✍🏻Capta la atención y la mantiene.

✍🏻Produce emociones.

Estructura del Storytelling

Para que tu historia sea contada de manera correcta debe estar presente estos elementos:

El personaje: es el que cuenta y de quien se habla en la historia. Es decir, si compartes una historia personal, tú eres el personaje. Si cuentas la historia de otro, el personaje es el de esa historia, aunque la cuentes tú.

La experiencia: ¿qué paso en ese momento? ¿Qué viviste? ¿Cómo te sentiste?

El obstáculo: cuáles dificultades se te atravesaron en esa experiencia. ¿Cómo lo superaste?

El público: a quien le cuentas tu historia.

Como creo una historia

ü  identifica a tu audiencia. En mi historia te conté quien era mi público: adolescentes. Me concentré en ponerme en su piel expresando como me sentía a su edad.

ü  Identifica cuál es el problema. Aquellos adolescentes no les gustaba hablar en público por miedo o por vergüenza. Así que les compartí mi experiencia sobre ese problema.

ü  Educa y da consejos: ya estás en conexión con tu público. En este momento prestarán total atención a lo que tienes que decir. Inicia con tu ponencia. Es importante compartir como te ha ayudado a ti eso que expones.

Como comienzo mi historia.

En ocasiones, tenemos muchas y buenas ideas para compartir, sin embargo, no sabemos cómo comenzar a expresarlas. En este artículo te voy a mostrar 6 formas de empezar tu ponencia en público

1.       Con preguntas.

Las preguntas generan la curiosidad por saber la respuesta. Hazlas específicas y directas.

Por ejemplo, tu pregunta pudiera ser: ¿A cuántos de ustedes les da miedo hablar en frente a un público? Continúa tu discurso con tu historia.

 

2.       Con fecha y hora concreta.

El cerebro recibe con más claridad el mensaje cuando le das la información precisa y especifica. Si vas a contar alguna experiencia empieza con una fecha y hora.

Por ejemplo, si compartirás algo que te paso en tu día de trabajo inicia tu historia con la fecha y la hora: el lunes 8 de febrero, a las 2:30 de la tarde, empecé a redactar el siguiente post para mi blog…

 

3.       Con un estudio.

Ofrecer una prueba o un recurso adicional externo, le da fuerza a tu exposición. Genera confianza y la sensación de que no te estás inventado nada.

Por ejemplo: En la revista Forbes Centroamérica salió un artículo, donde Jeff Bezos, el fundador de Amazon, prohíbe en sus reuniones el uso del Power Point. Dice que las personas no prestan atención a una diapositiva llena de texto, en lugar de eso, él prefiere las historias.

Continúa contando tu historia.

4.       Con la palabra imaginemos.

La palabra imaginemos hace que nuestro cerebro cree el escenario y visualice mejor lo que quieres transmitir. Esta palabra es el comodín perfecto para explicar algún tema con cierta dificultad.

Por ejemplo: imagina que puedas realizar varias tareas al mismo tiempo de manera eficiente. Eso hace nuestra máquina por ti.

5.       Una frase de impacto.

Las frases son muy comunes en las oratorias. Sin embargo, ponerlas sin ninguna explicación no genera impresión.

Por ejemplo, cuando uses alguna frase asegúrate que sea significativa para ti. Muestra que impacto tiene sobre ti.

6.       Con una película.

¡Así es! Una película. Por ejemplo, puedes narrar determinado fragmento de una película que haya tenido cierto impacto o dejado alguna enseñanza. Con esto creas el ambiente para que quien te escuche entienda con precisión lo que quieres expresar.

·         Contenido relacionado:

Aprende 6 maneras de contar la historia de tu marca. Storytelling

Hablar en público sin nervios es posible, espero que la técnica del storytelling te funcione. Cuéntame en los comentarios cómo ha sido tu experiencia con ella.

 

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

¿Te gustaría transformar el perfil de tus redes sociales y los textos de tus posts para un mayor impacto? Mira lo que tengo para ti dando clic al siguiente link: http://www.karinapetit.com/tutoriales…