Levanta la mano si tu eres de los que les gusta tener un coro en su casa siempre.

YO NO SOY DE ESAS. Vamos a aclarar algo. Tu me puedes visitar y te brindo un café. Y si te agarra la hora de la cena en mi casa, nos sentamos juntos en la mesa.

Lo que no soy es la eterna host. Esas personas que les encanta que todas las juntaderas sea en su casa.

No todos somos iguales. Cada cual disfruta la fiesta a su manera. Y la mía, es ir a la casa del anfitrión. Si no te gusta la forma como la vive el otro, no significa que está mal.

Vamos a practicar la tolerancia. Aprende a ser feliz contigo. No quieras cambiar a los demás.

P.D.: para aquellos que nunca llevan nada a la fiesta, estamos atentos.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.