¿Recuerdas de niña querer ser grande e independiente?

En mi etapa de adolescente para poder salir a las fiestas o a cualquier actividad con las amigas, tenía que pedir permiso. Cuando ese permiso era concedido venía con una condición: una hora de llegada establecida. Si no era cumplida, ‘’atengase a la secuensencia’’.

Cuando ese permiso no era concedido, venía el llanto: ‘’ya quiero ser adulta para hacer lo que quiera cuando yo quiera’’.

¿Eras de las que esperabas a que tus padres se acostaran para salir ‘’econdia’’? ¡Yo nunca lo hice! Era demasiando pendeja… lo sigo siendo.

Bueno, pues ese momento ya llego. Ya somos grandes e independientes. Sin embargo, a tus 35, 40, 45 años sigues necesitando permiso. Sigues necesitando aprobación de los demás para dar el paso al frente, para sobresalir, para ser la diferencia. Sigues viviendo bajo las reglas de otros. Sigues viviendo bajo el que dirán.

¿Qué pasó con el niño o la niña que quería vivir bajo su propio esquema y hacer lo que quiera cuando quiera?

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.