Las ocurrencias de los niños tienen el poder de sacarte una sonrisa, aun cuando estés pasando por un mal momento. ¿Estás de acuerdo?

El otro día, mi hijo de 9 años se grabó en el celular cantando. Cuando termina, escucha su grabación y dice: ¡Oh, pero yo soy muy bueno cantando!

Este 2020 en su corto paso, me ha enseñado tanto. Pasamos momentos felices, pero también, pasaremos los momentos difíciles. Así es el ciclo de la vida: nada es eterno, todo es pasajero.

¿Y qué uno hace, cuando llegan esos días malos de repente y te agarran desprevenido? ¿Quién tiene la fórmula mágica para eso?

Pienso que los días difíciles tienen un para qué: ¿Qué tengo que cambiar? ¿A qué tengo que prestar atención? ¿Qué debo evaluar? ¿Qué necesito buscar?

Si esto fuera la fórmula mágica, te diría que: a ciencia cierta no sabes si tus decisiones son las acertadas para afrontar los días malos. Así que, confía en tu instinto. Cada problema tiene su solución.

Hasta la próxima reflexión,

Ka


0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

¿Me recibirías cada lunes en tu bandeja de entrada con una reflexión? Dejáme tu correo.