En un closet oscuro se encontraba Zapato Viejo. Llevaba meses allí tirado esperando que su dueña lo reparara. – Estoy aburrido de estar aquí. ¡Llevo mucho tiempo esperando! Dijo Zapato Viejo.

De repente, cae a su lado unos anteojos. – Hola, soy Lente Roto. ¿Y tú, como te llamas? – Me llamo Zapato Viejo. ¿Como llegaste aquí?

-La verdad es que no lo sé. Lo que si se es que debo esperar a que me reparen. Sin querer caí sobre el suelo y alguien piso mi patita y la rompió.

-Uf, que mal por lo de tu patita. Yo caí dentro de un charco de agua y al mojarme mi suela se despegó. Pero llevo meses esperando a me reparen. Tengo aquí tanto tiempo que hasta lleno de polvo estoy. Buena suerte con eso.

– ¡Wow! Pero eso a mi no me pasara. Mi dueña me necesita. Solo me tiene a mí.

– ¿Estás seguro de eso, Lente Roto?

Moraleja: todos vivimos por ciclos. Cada ciclo es un tiempo para aprender. Cada ciclo tiene un fin: cierra, pero no se olvida. Se quedan como recuerdo que nos hizo crecer, cambiar y avanzar.


KARINA PETIT
Ayudo a las marcas a crear contenido que llame la atención a través del Copywriting. Creadora del blog El Pensamiento de Ka. Contar historias es mi parte favorita del Copy.
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

¿Te gustaría recibir la reflexión directamente a tu correo? Anótalo aquí.

6 + 1 = ?