No es tarea fácil aceptar los cambios. Sin duda alguna, podemos adaptarnos a ellos.

Terminar una relación sentimental, que te llegue una enfermedad o que te despidan del trabajo, pueden verse como cambios negativos para algunos. Sin embargo, para muchos son cambios positivos que generan nuevas oportunidades de crecimiento.

Una enfermedad paso por mi vida y me trajo grandes cambios que en el momento no entendía ni aceptaba. Lo cierto es que, esa experiencia fue una oportunidad para ver la vida desde otra perspectiva. Fue una oportunidad para aprender. Conocerme. Ser consciente de lo que hago, digo y pienso.

Cada cambio trae una oportunidad para crecer.