Esta cuarentena se ha manifestado de diferentes formas en cada uno de nosotros. Algunos no han dejado de ir a sus trabajos, otros siguen trabajando desde casa y a muchos le han dado vacaciones o han sido suspendidos.

Ni hablar de todos los roles que ahora mismo hemos asumido: ama de casa, profesores y chefs. Definitivamente que esto ha sacudido nuestras vidas. De golpe, tuvimos que salir de nuestra zona de confort, cambiar nuestros hábitos y nuestra forma de vida. ¿Recuerdas alguna vez haber vivido un cambio tan brusco? ¿Cómo te sentiste? ¿Lo superaste?

Pensando en esto, el otro día recordé aquella vez que me cancelaron de un trabajo. Llegué ese día a la oficina y este fue mi recibimiento. Mi sentimiento aquel momento era igual que el de ahora: incertidumbre, tristeza y enojo. Amaba ese trabajo. Me sentía a gusto y cómoda. Tenía unos compañeros excelentes y unos buenos amigos. De repente, me quede sin nada de eso. Esto paso hace unos años. Es tu tema superado y me dejó esta enseñanza: los cambios, aunque sean bruscos, son buenos. Te sacan de tu zona de confort y te atreves a hacer cosas diferentes. Incluso aquellas que pensabas que no eras capaz de hacer. Definitivamente, te elevan de nivel.

Ciertamente que este cambio no ha sido fácil. Asumir tantos roles es agotador. Sin embargo, hay algo que hasta ahora no me había dado cuenta: hemos podido salir a flote. Incluso hasta nuevas habilidades hemos desarrollado. Piénsalo. A pesar de que, en ocasiones siento que las 24 horas no son suficientes para todo lo que hay que hacer, en esta cuarentena:

  • Redacté un artículo en colaboración para una marca. – Si quieres escribir mejores textos en Instagram, te invito a que lo leas -. Quiero leer el artículo.
  • Una vez por semana tomo clases.
  • Realice una guía de Copywriting – todavía le falta los toques finales -. 😉
  • Hice una entrevista. Puedes escucharla aquí

  • He vuelto a recuperar mi sazón en la cocina. Hasta nuevas recetas he preparado.
  • He conseguido días para hacer absolutamente nada.

Nuestra naturaleza humana se resiste a los cambios. Nos cuesta aceptarlos y pasamos por un largo proceso para acostumbrarnos a ellos. Esta reflexión del lunes no va para mostrarte que soy lo máximo. ¡Para nada! Ni la M de máximo tengo. Esa lista de nuevas habilidades las adquirí dejando de hacer otras cosas – no soy un robot-. Esta reflexión va para que veas que los cambios son necesarios. Tarde o temprano te acostumbrarás a ellos. Lo nuevo se convertirá en lo normal para ti.

Si todavía no te acostumbras a esto, no pasa nada. A lo mejor este no es el cambio que necesitas. Cada uno tiene su momento. No tienes por qué sentirte culpable. Nadie está en una competencia. Ahora más que nunca estamos muy lejos de la perfección.

Recuerda esto: aunque todos estemos pasando por la misma situación, cada cual reacciona diferente.

Feliz resto del día. Nos leemos en la próxima “Reflexión del lunes’’.

Ka.

The Storyteller Wannabe

P.D.: El pasado 2 de mayo cumplí 36 años. Sí, como a muchos, me tocó celebrarlo en cuarentena. Pero eso no me impidió que la pasara bien y hacer que fuera especial. Me inspiré a crear una guía de como celebrar tus cumpleaños en cuarentena. Si también es tu caso, mira lo que hice yo.

Quiero ver lo que hiciste.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

¿Me recibirías cada lunes en tu bandeja de entrada? Deja tu datos.

KARINA PETIT
Copywriter/Storyteller.

Ayudo a las marcas a crear contenido que llame la atención a través del Copywriting. Creadora del blog El Pensamiento de Ka. Contar historias es mi parte favorita del Copy.