Para final de año, mi esposo y yo saldremos de viaje. Cuando estaba haciendo la compra del ticket me pregunta que si con una maleta de mano era suficiente para mí. Le respondí que no. ¡obvio!  Yo necesito una maleta solo para mí, aunque sea por tres días.

Una vez que hace los arreglos de lugar, me comenta que subió el precio por agregar una maleta. Quede confundida. No entendí porque agregar más equipaje. Le pregunto y me responde que yo le había dicho que llevaría una maleta. Le confirmo que sí: una maleta de mano para ti y otra maleta de mano para mí, porque sabes que no me gusta compartir equipaje.

El problema de las relaciones (pareja, amigos, trabajo, negocios…) es asumir lo que el otro piensa. Llega un momento en el que ya crees que conoces lo suficiente. Parece tonto, pero es bastante común.

Para tener una relación sana es fundamental tener una buena comunicación. Pregunta, habla y escucha. No asumas nada, cuestiónalo todo.

En conclusión, tendremos que compartir la maleta.